sábado, 19 de junio de 2010

CAPITULO 1


introduccion:

Edward es un joven chico con una buena familia viviendo en un pueblo chico llamado Forks. Para el todo cambia en una cena que tiene con una muchacha llamada Bella con quien jamas se habia hablado antes apesar de conocerla bien por sus hermanos. Entonces Edward en solo un dia se entregara completamente a bella. ¿lo aceptar ella a el o creera que es muy pronto?


rompiendo con la mentira

Samantha estaba sentada en el sofá de la casa. Todos me lo había advertido ya “mira, Edward que no esta de buen humor” pero yo hacia no hacia caso a eso. Desde hace meses que quería decirle esto y realmente no sabia como hacerlo para no lastimarla, en su mente solo había amor hacia mi y si rompía con ella se convertiría en destrucción. Samantha era una vampira bonita y buena. Jamás me había lastimado y había hecho nada malo como para que la deje de querer. Ese era el problema. Jamás la había amado. Ella jamás me había correspondido. Rosalie y Alice Vivian diciendo que éramos una pareja hermosa. Me aproxime a ella sentándome tranquilamente sin sorprenderla.
-Sam, te estaba buscando… le dije lentamente. Ella levanto la vista mientras me sentaba. Tenía tanta inocencia en su mente que me lastimaba a mi romper con ella.
-Edward no creo estar dispuesta a hablar ahora ¿te molesta si lo hacemos mas tarde? preguntó. Pero yo no estaba con ganas de discutírselo mas tarde.
-No, creo que de veras necesito hablar contigo ahora. le dije. Ella puso los ojos en blanco pero luego coloco una sonrisa y centro sus ojos en los míos.
- Sami, sabes que yo te quiero mucho ¿verdad? comencé. Ella me asintió- bueno cuando nos propusimos a intentar algo juntos… yo… yo no estaba seguro. Veras… te quería… pero no como mas que una amiga. Tú luego lo entendiste todo… mal y no supe como decírtelo desde entonces- Ella se quedo inmóvil. No movía nada de nada.
- Vamos Edward ¿e-estas hablando enserio? pregunto de veras yo le asentí lentamente. Tenia ganas de llorar. Claro que no podía hacerlo o no se atrevia, pero la intención era lo que contaba. Ella de pronto quedo shokeada, de veras me amaba y me sentía muy culpable. Sus ojos se centraban en una sola cosa. En mí. La culpa me carcomía la mente aun mas pero no lo podía seguir tolerando ¿acaso era culpable que me ame una mujer a la que yo no le correspondía?
- No puede… no puede ser. Cuando… cuando yo te lo propuse me lo aceptaste con… con gusto y ahora me dices esto… Edward no te comprendo. lo dijo como si de veras estuviera confusa y triste y otros sentimientos malos.
- Si pero olvidaste que yo… me interrumpió.
-Que eras tan caballero como para negarme- pensó unos segundos mientras miraba en la nada con sufrimiento. -Bueno, eso cambia mucho las cosas, es decir. Si tu no me amas esto jamás tendrá sentido ¿verdad? yo le asentí, su rostro mostraba triztesa pero razón al mismo tiempo. Sam, tan hermosa y compresiva me había entendido. Habia entendido que en realidad jamás la había amado. Nunca había sentido nada mas fuerte que amistad con ella. Tal vez era mi mejor amiga, la única amiga ya que solo tenia amigos.
-Esta bien entonces. Le die a Carlisle y Esme y luego sacare las cosas de la habitación. Realmente siento a ver captado la mala impresión.
-esta bien- le respondí. pero Sam no tienes porque irte, te puedes quedar- anque debía reconocer que seria bastante incomodo tenerla en mi cuarto.
- no, esta bien. Creo que no seria lo correcto. me dijo. Yo le asentí. Se acerco lentamente a mi cortando mi respiración y agudizando mis sentido. No creía que me fuera a besar pero por las dudas me aleje de ella un poco. Ella no me hizo caso y me beso en la mejilla.
-Te amo Edward, eso no te lo puedo negar y solo por eso te dejare ir. Pero no creas que me rendiré.
-Samantha yo…- le quise decir pero me corto colocando su dedo en mis labios
-shh. y se levanto mientras comenzaba a caminar.
Tendría que estar alerta. Deba estarlo con Samantha, ella era de esas chicas que te sorprendía. No dejaría que me convenza de vuelta. Alice cruzo la puerta de la cocina con su celular en la mano.
-¿Qué haces? Le pregunte
-Esme me envio a comprar un plasma de regalo. Unos amigos los invitaron a ella y a Carlisle a un casamiento y quieren que vaya a retirar el regalo.
-¿te importa si te acompaño? Le pregunte con una voz apaga. No tenia muchas ganas de hacer algo pero eso me despejarían de la mente el sufrimiento de Samantha que aun deambulaban por la sala.
-no supongo que puedes llevar el televisor… ¿te ocurre algo? Tú jamás quieres ir conmigo de compras. Tenía razón
- Estoy pasando por un momento… depresivo.
-tu Edward cullen ¿deprimido? Creo que llamare a Carlisle. Dijo yo la mire mal
-Sera mejor que vayamos ahora antes de que te deje sola cargando un LCD.
Fuimos callados en mi auto a la calle mas poblada de Forks. Alice miraba por todas partes. Me ponía nervioso. Estacione el auto en el único lugar libre. Como si de pronto todos estuvieran en la calle buscando cosas.
-Bueno mira, allí esta la casa de electrodomésticos, vamos. Le dije ella me siguió callada
-vamos, anda Alice di algo por favor tu silencio me vuelve nervioso. Le dije sin mirarla y
-Rompiste con ella ¿verdad? Yo le asentí mirando hasta el otro lado de la calle.
-Edward no lo puedo creer pensé que…- hubiera dicho mas pero chocamos con una muchacha.
-oh lo siento… dijo Alice mientras la ayudaba a pararse y yo recogía sus cosas. ¿Bella? ¿Bella Swan?. Dijo detenidamente con los ojos abiertos. Yo la observe a la muchacha. De verdad era Bella Swan. La chica de las vacaciones. La había visto muchas veces aquí, es mas la saludaba de vez en cuando desde entonces era chica y tenia 15 años. Estaba cambiada. Tenia un aire diferente. Además de tener mas ondulado el cabello y parecía una chica nueva mas bella y mas…no sabia como explicarlo. Su aroma era diferente que cuando tenia 15 años.
-no puede ser los Cullen. Susurro para si misma como si estuviera sorprendida. Sabría que nos recordaría

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada